Amor en público

Tenemos la costumbre de mostrarnos poco cariñosos con nuestra pareja en público. Nos guardamos las caricias, los besos, los abrazos, las miradas profundas, la complicidad, el flirteo para los momentos en privado… creo que es una creencia cultural y religiosa: el amor no se debe mostrar…

Aún recuerdo cuando mi abuela veía a dos jóvenes besándose y decía: Qué descaro! eso no se debe hacer en público…
Porqué????
Cuando veo una pareja que se mira , que se toca, que tiene complicidad, en grupo, con amigos… con total naturalidad, uff! se me ensacha el pecho, el alma se me abre… y siento el Amor!!! porque nos lo guardamos para los escasos momentos de intimidad? (digo escasos porque tengo dos hijos).
Hagámoslo público, el amor no es malo! 
Estos gestos cariñosos  nos mantienen conectados con la fuente de amor interior de cada uno de nosotros, permanece abierto el canal del amor de tal manera que damos y recibimos amor constantemente… si nos pasamos el día gruñendo qué atraemos? imaginaos si emitimos amor constentemente…
Y no hablo de incomodar a nadie, de sobrepasar lo que al resto le puede no apetecer ver, ni las muestras para marcar territorio… hablo del amor, de mostrar el amor! de seguir conectado a nuestra pareja aun cuando haya gente delante, los niños, o los padres… hablo de mantener el contacto, hablo de no cortar el hilo invisible que te conecta a tu pareja, ese que os retroalimenta en amor, solo porque haya más gente…
Las imágenes de amor que tenemos de referencia normalmente son de películas (raras veces de nuestros padres), imágenes que salen de la mente, de la creación perfecta de una escena cinematográfica, pero cuando ves una pareja, en directo, uno de los dos le acaricia la mano o la rodilla al otro mientras hablan con el resto de amigos… sientes esa conexión entre ellos.

Cuántas veces hemos pedido a nuestros hijos que nos den un beso, que nos den un abrazo, les hacemos una caricia en la mejilla  y ellos no responden o incluso muchas veces no quieren. Ellos ven estos actos de amor  entre sus padres? los padres: fuente de sus referencias, modelos de expresión y relación…

Creemos estas imágenes, para nuestros hijos, para nosotros mismos, que salen del corazón, amor y nada más. Permitámonos sentirnos en libertad para practicar el amor en público!!

Soy Carlota Sala Rabassa, la maternidad supuso una revolución en mí y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino. Soy madre de cuatro niños maravillosos, de 13, 11, 8 y 3 años, ellos son el motor del cambio y del retorno a la vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de Yoga y de la vida, tallersita y conferenciante sobre educación consciente.

0 Comentarios

  • Martha

    Hola, si, estoy de acuerdo contigo, me parece una entrada muy acertada, lo que pasa es que muchas veces nos dejamos llevar por el estres, el afán diario, y las multiples ocupaciones que nos ponen a correr y no nos damos cuenta que nos estamos dejando para después...

    Muchas felicidades por este espacio tan hermoso, se siente el calorcito, gracias por compartir tanto amor....

    Sigo leyéndote, un abrazo muy fuerte desde Colombia.

  • ninyacolorita

    gracias!!!!
    ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥!
    un abrazo enorme!

¿Te apetece comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *