Cuando estar con los niños me supera…

Cuando los niños merodean a mi alrededor sin juego alguno, se tiran por el suelo con desidia, me piden muchos dibujos, tienen hambre constantemente, se hacen daño cada dos por tres, el peque me pide teta cada 5 minutos, oigo que se pelean por tonterías, cuando me piden que les lea un cuento tras otro…
Si me oigo decir frases como: “ pero si tienes muchos juguetes, como estas tan aburrido” o “ves a tu habitación a jugar o a leer un cuento que yo estoy haciendo cosas” o inculso les propongo yo ver dibujos, algo anda desequilibrado. Normalmente es que no estoy presente, que no estoy en el cuerpo, en la tierra, en el ahora. Normalmente estoy en la cabeza, en la mente, en las nubes, en el futuro o en pasado, en problemas, en ideas, en planes, a km del aqui y ahora.
En mi caso, va acompañado de no tener ganas de cocinar sano, que siempre es más entretenido que hacer un plato de pasta, o recuerdo que me ha dado mucha pereza levantarme a hacer la práctica de yoga, o no la he hecho en varios dias, no me apetece salir de casa, a pasear en la naturaleza, como compulsivamente, etc…

Si sigo en la mente más que en el cuerpo, entonces, empiezo a hablarles mal, a exigirles cosas impropias de su edad, a no respetar sus ritmos, a no escucharlos, a que me irrite dar teta, a no soportar los gritos o incluso los ruiditos, a no tolerar sus demandas o sus negativas… Empieza a emerger una sensación de agobio, de no tener ni un minuto para mi, de quejarme de que son muy demandantes, de querer estar sola 5 minutos, y se va transformando en enfado, sin concretarse porqué.
Este proceso, si no sucede algo que lo interrumpa, puede acabar en gritos, o en violencia sutil.

Es un bucle que empieza sin darme cuenta y lo peor es que muchas veces veo que estoy entrando en este bucle y no puedo parar, empiezo a sentir culpa, a sentirme mala madre, después a culpar a Jordi, a las circusntancias, e incluso al sistema por estar tan mal montado.

Después viene un ataque de agobio, de querer huir, de querer que “desparezcan”, de querer salir de mi cuerpo, de ser otra, de que se termine esta sensación tan sutilmente dolorosa, que venga alguien y me salve de la situación, o de que llegue Jordi y arremeter contra él por llegar “tarde” y descargar mi rabia, inseguridad, dolor contra él, para no hacerlo con los niños.

Cuando llego a este punto de manifestación de violencia interna hacia los niños, hacia mi entorno, entonces me rompo y lloro, lloro mucho, y finalmente siento el dolor, la soledad, el miedo, el desborde emocional, y siento como si una válvula se abriera y descomprimiera mi ser, automaticamente se disuelven, poco a poco, las emociones. Como si en cada lágrima, en cada llanto saliera de mi cuerpo el enfado, el mal humor, la irritabilidad. Una parte de mi que rechazo, que no quiero, que mi mente quiere que no exista, pero existe, está en mi y a veces necesita salir a la luz.

Después me siento tan culpable por lo ocurrido, a veces intento justificarme, a veces me sumerjo en la culpa de ser mala persona, pido disculpas, me enfado con esta parte de mi, y empiezo a elucubrar estrategias para que no vuelva a ocurrir: cuidarme más, compartir la crianza más con Jordi, hacer más planes para no quedarnos en casa tanto, etc. Pero siempre desde la mente y siempre tarde o temprano vuelvo a este punto.

He avanzado en creencias internas sobre este proceso, ya no creo que no me guste estar con mis hijos (argumento doloroso que me acompañó muchos años), ya no creo que sean los niños que no estan bien y que necesiten cole o necesiten dejarlo, ya no creo que sea culpa de Jordi por no estar tan “presente” como querría, ni creo que sea mala madre, pero sí siento que esto no debería ser así, que los niños no deberían vivir estas situacions, no son necesarias para nadie, ni para ellos ni para mi.

Entiendo que mi cuerpo y mi mente han “aprendido” este mecanismo para descargar emociones bloquedas en mi interior que mis hijos, que son muy generosos, saben detonar a la perfección. Yo , inconscientemente, creo estos escenarios para conectar con estas emociones escondidas y así no se conviertan en enfermedades más adelante. Pero siento claramente que esta no es la manera, no quiero que ellos aprendan esta manera de sacar su rabia, su ira, su tristeza, en definitiva su dolor interno para transformarlo en luz. Hay otras maneras seguro, yo intento hacer yoga cada día, respiración consciente conectada (rebirthing), bailar, reir, hacer ejercicio, comer sano, pero los viejos hábitos de gestión de las emociones todavía están muy presentes, hábitos de relación con el otro y conmigo misma.
Sigo caminando cada día a favor de la vida, creo en lo que hacemos y cómo lo hacemos, pero hay días como hoy que me desmorono, que siento que no he avanzado mucho des de que empecé, que el camino es difícil, que no sé si lograré educar con amor y respeto en plenitud antes de que mis hijos se hagan mayores, que el aprendizaje es muy lento y que las fuerzas y la constancia a veces flaquean.
Cada cierto tiempo me hundo para volver a levantarme y a veces cansa tanto… Me pasa por la mente tirar la toalla, escolarizar, pegar 4 gritos de vez en cuando, justificando con otras madres que los niños necesitan un poco de “discilpina”, hacer ver que no veo sus necesidades reales y hacer lo que hace la sociedad, pienso al fin y al cabo no hemos salido tan mal… Pero una vez has abierto los ojos y el corazón, por poco que sea, no puedes volver atrás, no puedes no hacer nada.
Miro a mis hijos durmiendo y se me parte el alma al ver que el amor que siento por ellos no es suficiente si no lo siento por mi y mi proceso.
Seguiré caminando, pero ahora me paro un ratito, y me dejo llorar y patalear. Me acompaño en el “no puedo más”.

Os comparto esto porque lo necesito.
En mi interior resuena la idea de que todo está bien tal como es.

118 comentarios sobre “Cuando estar con los niños me supera…

  1. Hay, hay. Amo mis hijos pero me siento acorralado, encima el trabajo es una pesadilla que pide tiempo. Para cumplir. Espero encontrar pronto una solución a este desastre e la modernidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s