Movimiento Libre

Qué importante es respetar su desarrollo natural, su ritmo interno, su interés…

Cuando somo pequeños vivimos la vida desde el cuerpo, desde las sensaciones, desde el movimiento y la interacción del cuerpo con el entorno, con el otro. Sensaciones que se quedan gravadas en el cuerpo, en la memoria celular.
Cuando empezamos a intervenir, a decir: no puedes, es peligroso, eres demasiado pequeño, cuando empezamos a colocarlos en posiciones que ellos no han llegado por sí mismos, cuando los subimos a los árboles, cuando forzamos el aprender a ir en bici, a nadar, a leer, a escribir… Estamos creando recuerdos del aprendizaje dolorosos.
Seguir leyendo “Movimiento Libre”

GUARREAR

Quien no ha vivido la fase de las “potingadas” a la hora de comer o cenar? El niño metiendo la mano en el yogurt, luego en el agua, esparciéndolo por la mesa, cogiendo los garbanzos y metiéndolos en el vaso de agua o en el plato del de al lado, no es que sea un marrano… ni que no tenga hambre (mi hijo siempre lo hace cuando ya ha acabado de cenar, el tío listo), simplemente está experimentando a nivel sensorio-motriz: tocar, meter, sacar, mojar, verter, cortar, ensuciar, sumergir, esparcir, probar, … todas estas acciones permiten al/a bebe o niñ@ hacer un montón de conexiones neuronales y éstas son la base para un posterior aprendizaje  a nivel abstracto (lectoescritura, cálculo, etc). Para entendernos  los niños entienden el medio que les rodea, como funciona y como es a través de la experimentación mediante sus sentidos y  acciones.
Lo mejor sería poderles preparar un espacio con materiales y recursos para que pudieran hacer todo esto pero de manera más libre y no con la comida que les hemos preparado para cenar… Siento que cuando Aran tiene cubierta esta necesidad la cena la vivimos más tranquilamente, desde otro lugar más calmado, él y nosotros…

Pero dejémonos de teoría, lo mejor es ver sus caras de concentración y posterior satisfacción cuando les creamos un ambiente o espacio preparado para ello y pueden hacer a su aire y con libertad todas las “guarradas” que les apetezca.

También es importante poner atención en el acompañamiento de la actividad… a mi al principio me ponía nerviosa, muy nerviosa, veía que se manchaba todo, se caía todo, se gastaba todo, se desbordaba la situación… es importante no hacerlo en cualquier sitio ni de cualquier manera para preservar los nervios de la mamis preocupadas por la alfombra, también es importante dejar que el niño haga, sin decirle las posibilidades que tiene ( “podrías hacer esto…”), sin conducirle (“no así no, así”), sin limitarle (esto sí pero esto no..), es importante que el niño esté en él y nosotros de observadores y abastecedores… al principio cuesta morderse la lengua pero a la tercera vez es pan comido.

si tienes jardín perfecto, balcón o lavadero también sirve, y los que vivís en un piso tendreis que preparar un sitio tipo el lavabo o cocina donde si se ensucia se puede limpiar con un paño mojado…
Yo intento siempre hacerlo al aire libre, aunque haga frío, un buen abrigo y listo! si se puede claro, mi madre se lo prepara en la cocina, un poco de agua y jabón y ya!
Los materiales para experimentar pueden ser infinitos os haré una lista de los que se me ocurren, los podéis ir alternando ( no los pongáis todos) y variando según las necesidades que veáis en los peques:
Harina, semillas, legumbres crudas, agua, tierra seca, mojada, arena, yogur de colores (con colorante alimenticio), gelatina de colores, telas, cubitos de hielo de colores, barro, piedritas de diferentes tamaños, etc…

y como complementos y herramientas con los que experimentar:
cucharas, palos, modeladores de barro, cuchillos (no peligrosos), martillos chiquitos, pinzas, embudos, coladores, esponjas, recipientes de diferentes tipos y tamaños, jarras pequeñas, aceiteros pequeños, tapones de corcho, tapones de plástico de diferentes colores y tamaño, hueveras, palos de helado, etc…

Lo ideal es que casi cada día tuvieran un espacio preparado para poder experimentar y saciar la necesidad de los más peques y no tan peques, pero a veces se hace difícil, también lo podéis combinar con el arenero (de balcón) o la mesa de agua
En las fotos ya habéis visto como se lo pasan los míos, el grande y el pequeño, pero os digo que ahora, que Aran tiene casi 2 años, nos lo pide casi cada día y si no puede ser pues no pasa nada siempre quedan los fideos de la cena…




Cocinando en casa de los abuelos

Esta cocinita tan sencilla es una idea para regalo de reyes, es muy básica y es perfecta para segundas residencias, casa de los abuelos, etc… no ocupa mucho espacio, es fácil de mover se sitio, y no tiene espacio para muchos accesorios, ideal para que cuando vayan a casa de los “abus” puedan seguir jugando a cocinitas sin tener que gastarnos un dineral…ni ocupar un gran espacio.
La idea de IKEA hackers web que os recomiendo entrar de tanto en tanto. el taburete es de IKEA (oddvar) y vale 7,99€. Lo podéis pintar de un color alegre y con un poco de gracia y material reciclado tenéis una cocinita express!

NÚMEROS y más

Un juego súper sencillo y que se lo pasan guai, y para la tranquilidad de los padres aprenden los números.
Psicomotricidad fina, asociación de ideas y lectoescriptura de números todo en uno!

PROCESO
Es muy sencillo de hacer: con tapones de tetrabrik de leche, los cortamos y los limpiamos

Enganchamos la parte inferior de los tapones, la rosca, con cola en un trozo de madera 
previamente pintado. Con un rotulador permanente escribimos los números en los tapones
Pintamos los puntos correspondientes a los números ( yo lo hice con un algodón limpiaoidos) 
Y ya tenemos nuestro tablero de tapones y números!
Aprenden a enroscar los tapones, los números a contar puntos
 y asociar número de puntos con su correspondiente grafía

después ellos juegan como quieren y le encuentran mil opciones más que tu no habías pensado, como ordenar los números fomando un tren, TU-TUUUU!!!

lo mejor es cuando juegan a equivocarse… eso me encanta!!!

Superheroes

Mi hijo mayor tiene casi 4 años y su juego gira alrededor de dos temas clave: los coches y los superheroes! que raro, verdad?.  Cada niño, pero, tiene un la imagen de su superheroe, hay niños que se inclinan por Batman, otros por Spiderman, Ben10…etc el mío es de los clásicos:  Robin Hood o Peter Pan, el superheroe perfecto para él es la mezcla de los dos.
Le fascina la magia del poder de volar de Peter Pan, la destreza con el arco y las flechas de Robin Hood, la agilidad de ambos, también le atraen los escenarios naturales como los bosques de Sherwood (Robin Hood) o la Isla de nunca Jamás, ya que él lo de trepar árboles, saltar de ramas, tirarse al agua, es lo suyo!

Así que su padre le fabricó un arco y una flechas de madera, le enseñó como hacerlo, (aunque todavía es chiquito), con una rama y una cuerda, y como complemento le hizo un hacha con una rama gorda y un trozo de tronco. Os podeis imaginar como le cambia la cara cuando se lo pone todo, él cree realmente que es Robin Hood. Me encanta descubrir la inocencia y la magia que llevan dentro estos pequeños… me transporta a mi infancia ipsofacto!

El arco de Ot

detalles de cómo hacerlas por si hay algun otro peque que quiere ser Robin Hood

Hacha (rama gruesa + trozo de “rodaja” de tronco)
y como no, su padre también se hizo su Arco, para seguir siendo un niño!
Nuestro pequeño Robin Hood

Cómo hacer una MESA DE AGUA

Hoy os muestro cómo hacer una mesa de agua casera, una mesa de agua con dos recipientes de diferente tamaño para que los niños hagan trasvases, llenen, tiren, vacíen, derramen, mezclen, absorban, toquen, sumerjan, comprueben la flotación, y un largo etc que en la etapa sensoriomotriz tanto necesitan hacer. Sea invierno o verano, llueva o haga frío… La mesa siempre va acompañada de una caja con: embudos, esponjas, regadoras, recipientes de todos los tamaños, botellas, corcho, telas, maderitas, etc.
Nuestros hijos juegan tanto… yo también la uso para que experimenten con otros materiales como semillas, arena, harina, incluso alguna vez con gelatina.
 Esta mesa es la que hay en Moixaina, nosotros la hicimos igual! se puede dejar en el exterior y es a prueba de niños!
Con una mesa de plástico de Ikea (27€) que nosotros encontramos en oportunidades y cubos de guardar juguetes también de plástico (3€ i 2€)
 dibujamos el perfil de la caja
 Hacemos un agujero grande con  el taladro en la esquina del dibujo y cortamos con la caladora,
resiguiendo la marca de lápiz
1er agujero
    2º agujero y listo!
Ya tenemos mesa de agua!!!
Si la dejas en el exterior permanentemente, que sepáis que al cabo de los años pierde el color de la superficie por el Sol i que en días de lluvia dejarla inclinada para que los cubos no se llenen de agua!
A experimentar!!!!!!!!!!!!!!