Sin pelo, con amor

Hace 6 años, embarazada de mi tercer hijo, sentí no querer teñirme más… Hace 6 años me rapé para empezar de nuevo, más yo, más en contacto con cómo era, cómo soy… Sentí la necesidad de verme tal cual, sin “maquillaje”, sin melena teñida, sin camuflar, disimular, ajustar, transformar cómo era físicamente … Dejé de usar sujetador… dejé de depilarme… Con la única intención de sentirme en el cuerpo que había escogido, con la forma, el color, el bello, la textura… Que daba forma a mi cuerpo y que me representaba en el plano físico.
A medida que crecía el bello de mi cuerpo, se soltaba la tensión de mis pechos, me crecía el pelo cano… Monstruos internos me acompañaban… Me veía fea, desarreglada, “dejada” incluso sucia… Todos las creencias, todas los prejuicios latían con fuerza… Porqué no te pones gomina, llevas pantalón largo, porque no usas camisetas que sostengan un poco el pecho…? Porque no te pones pendientes, o pañuelos en el pelo, o camisetas con media manga…? Para tapar, disimular, dar forma, domar… Tu pelo, tu bello, tu cuerpo… Ideas para acallar el dolor de mi inseguridad.
Pero Auró en mi vientre me dio la fuerza para seguir mirándome al espejo tal cual era. Sin nada más ni nada menos que lo que traigo de serie.
Fue un trabajo de autoestima profundo… Cambiar la mirada poco a poco sobre qué es la belleza, desde dónde se siente, dónde nace… Aparecieron las miradas ajenas, los comentarios, las caras que lo expresan todo… Y vuelta a la inseguridad… Al dolor del rechazo, a sentir el vacío de cuando no gustas.
Pero mi alma tenía claro cual era el camino… Y seguí sin sucumbir, aceptando y abrazando mi dolor, mi inseguridad el vacío interno de tantos años sometiéndome a un juicio externo.
Y entre abrazos internos, lágrimas sostenidas, la mirada limpia de mis hijos, surgió el amor por mi misma… La belleza empezó a irradiarse desde dentro… Me enamoré de mi bello, de mis canas, de mi pecho caído, de mi cuerpo huesudo… de mis ángulos y mis curvas… Puestas y escogidas por mi, para mi, para acompañarme en esta vida. (Sigue en el primer comentario)

antes residía en mi, a no sentirlo personal, y a abrir el espacio para que lxs demás también pudieran si sentían cambiar la mirada.
6 años y vuelvo al mismo lugar siendo diferente, asoman monstruos, pero ya sin fuerza, que me recuerdan que todavía hay rincones por amar, lugares internos esperando ser vistos, oscuridades en las que poner luz…

No nos olvidemos de ellxs

En fiestas no nos olvidemos de ellxs!
Sin querer, entre comilonas, excesos sociales y regalos nos olvidamos de ellxs.

Son dias en que estan en el centro sin estarlo. Olvidamos sus verdaderas necesidades, hay exceso de azúcar, muchos regalos que conllevan excitación y frustración a partes iguales, mucha socialización para la que no están acostumbrados, besos y abrazos forzados con casi desconocidos, mapadres en mesas diferentes a ellxs, mapadres distraídos en cumplir a través de regalos materiales, en llegar a una expectativa que nos autoexigimos, mapadres distraídos en su socialización y en la removida emocional inconsciente que conlleva las reuniones familiares que nos trasladan a nuestra propia infancia, a nuestra necesidades no atendidas… Y ellxs desaparecen del foco.

No nos olvidemos de ellxs y pongámos-los en el centro, escuchemos sus verdaderas necesidades que no sus deseos sustitutivos, mirémosles más que nunca, acompañemos con presencia todo lo que emocionalmente suponen estas fiestas, eventos sociales a ritmo vertiginoso que generan vivencias a veces difíciles de digerir. Muchxs tienen mocos, dolores de barriga, incluso fiebre, no es casualidad, es una llamada al recogimiento a la mirada, al contacto, a la presencia.

Antes de salir de casa escuchemos cómo estamos, cómo estan, cómo estamos en pareja, si vamos en equipo… hablemos de lo que pasará, quién habrá, cómo funcionará todo. Planifiquemos espacios para sus necesidades motrices, de recogimiento de presencia auténtica… Y cuando estemos en plena celebración y sintamos que las emociones nos empiezan a invadir y sobrepasar respiremos, sentémonos con ellxs, volvamos el foco y la mirada en ellxs, no nos olvidemxs de ellxs, dejándolxs solxs!

Son dias de fiesta, sus dias de magia, dias de tradiciones que les trasladamos con un sentido y desde el Amor, siempre!

Re-creemos las fiestas a favor de la vida, transformemos a favor de ellxs y sus necesidades, rediseñemos las tradiciones escuchándonos desde el corazón.

Nosotros podemos, somos Reyes Magos… 😉❤️

Habituándome a la Plenitud

DSC_3591.JPG
Es fácil caer en la insatisfacción constante o en posponer la felicidad a cuando tenga, cuando pueda hacer, cuando sea así o asá… Y sabemos que al final ésta nunca llega…
Observo con la facilidad que me sucede, por ejemplo, cuando no hago el paseo matutino me enfado y pienso yo estaría mejor si lo hiciera aunque fuera con los niños, un ratito corto… Cuando lo hago con los niños pienso yo estaría mejor si lo hiciera sola, sin distracciones y siguiendo mi ritmo, cuando lo hago sola pienso yo estaría mejor cuando si lo hiciese sin Riu porque me pesa mucho y no puedo ir tan lejos como querría y estoy pendiente que se duerma… Cuando lo hago sin Riu pienso yo estaría mejor si el camino fuera más plano porque podría hacer meditación andando… Y así en bucle…
Siempre con excusas para no sentir la plenitud del momento…
Y porque? Por que no estamos acostumbradas a sentir la plenitud y nos hemos habituado a sentir la insatisfacción y nuestra mente y nuestro cuerpo, tan obedientes a los hábitos, nos ayudan a perpeturala con pensamientos y sensaciones que la alimentan.
Pero yo digo Basta! Y en cuanto siento y pienso que la situación podría ser mejor si… Me acuerdo de Lluís y me digo: todo está bien, todo es perfecto! Y no desde la resignación… Busco en mi memoria la sensación de Plenitud, que todos guardamos por que, al menos una vez, lo hemos vivido, y me digo de verdad, con el corazón, esto es PERFECTO.
Aunque mi mente insista… Me lo repito tantas veces como sea necesario.
Sé mucho de sabotear los momento maravillosos en pro de momentos mejores y ahora que se avecinan curvas por que jordi empieza a trabajar en un proyecto intenso he decidido habituar a ami mente y cuerpo a la plenitud y soltar la insatisfacción.

10 años de ti

10 años juntos! 10 años de aquella noche tu y yo. Yo respirando, permitiendo, fluyendo… Tu abriéndote camino, hacia la luz y hacia mis brazos… Ahora a punto para recibir a tu hermano/a como hice contigo hace 10 años la memoria del cuerpo se revela… y siento más vívida que nunca la sensación de unión, de fusión, de entrega, de placer, de respeto, de admiración por lo que la naturaleza es capaz. Y ya tienes 10 y siento la alegría de no haberme perdido nada de ti, de haberte visto traspasar etapas y momentos, de haberte visto crecer dia a dia y sigo admirando como creces, en tu camino, descubriéndonos todavía quien eres y como te revelas a la vida. ❤️
Gracias, una vez más, por escogernos!

26815576_1973470389579351_2274011827450715153_n

26733653_1973470409579349_2110552265758656783_n26906927_1973470432912680_2966303641948854271_n

Creciendo entre sueños

Te sigues durmiendo a mi lado, cerquita, en contacto, pausando tu respiración minuto a minuto… Desde que naciste hemos compartido este espacio y este momento de entrada al mundo de tus sueños.
Y ahora más que nunca te enganchas a mi, me abrazas con fuerza y con todo tu cuerpo. Me pides con más intensidad que sea yo quien te acompañe en este cruce, en este cerrar de ojos.
Sabes que pronto va a pasar algo, que algo cambiará y tu coges fuerzas, te llenas de amor y contacto de mi para transitar la nueva etapa que se avecina.
Y con amor y sin culpa te lleno de mirada, de presencia y te acompaño, sé que estás preparado, que cuando llegue el momento sabrás qué hacer y cómo, que crecerás en esta nueva etapa y cruzarás el rio a través de las piedras que tu elijas y al ritmo que tu elijas, y siempre que quieras o necesites tendré mi mano dispuesta para que te agarres, te apoyes y te sostengas en tu caminar.

auro dormint.jpg

En lo pequeño descubrimos lo grande

IMG-20171105-WA0001.jpeg

Siempre digo que en las pequeñas decisiones diarias están las grandes hazañas. Las grandes decisiones normalmente vienen de la mente, es en el dia a dia, en lo cotidiano, en lo cercano donde se pueden transformar las cosas de verdad, en cada minidecisión.
Estos dias, gracias al reto de 21 dias, en contacto con mujeres que andan el camino de amarse, amarse sin más, veo detalles que m’enamoran, detalles que sé son el motor de cambio, que pasan desapercibidos por que no son grandes decisiones, cambios de rumbo o timonazos… senzillos cambios, que hacen que la transformación sea posible.
Una mujer que decide ante una exigencia en el trabajo de “rápido hazme esto en un segundo, dice no! voy al baño primero, luego con calma te lo hago”. Se prioriza, prioriza su necesidad físca, cuántas de nosotras nos aguantamos el pipi haciendo y haciendo…
Una mamá que decide un día, que ella lo tiene libre y su hijo quiere estar con ella, quedarse con él y no lo lleva al cole… contra la idea de adaptación progresiva, contra la idea del qué diran, etc. Prioriza su sentir, el placer de estar con su hijo, en calma. Su hijo va con más ganas al dia siguiente.
Una mujer que decide levantar-se en el turno de las 6 (en vez del de las 6’30h) para sentir el silencio de su casa cuando acaba la práctica… tomar su infu en el silencio, consigo misma.
Una mamá que decide no dormir en casa de su madre porque el espacio no es el adecuado y prioriza la práctica de yoga a la ayuda logística y se da cuenta que no necesita esa ayuda logística, se da cuenta que lo que le pide a su madre no es que cuide a sus hijos sino a ella, y eso tenía un precio emocional, que no veía, muy alto. La decisión prñactica le lleva a un cambio de mirada profundo de la relación con su madre.
Priorizarse empieza en los pequeños detalles, en las pequeñas decisiones, que generan cambios, los grandes cambios esos que tanto pensamos, esperamos y no hacemos, o que no vemos porque no dejamos espacio… Porque la fuerza y la energía para mover lo grande nace del contacto con lo pequeño, de lo que pasa desapercibido, de lo silenciado: el cuidado en los detalles de nosotras mismas. Pongamos la mirada en estos pequeños detalles y sentiremos la fuerza para transformar a lo grande lo que no nos sienta bien.
Gracias a las 22 mujeres que hecen el reto, por la tribu que han creado y el amor, por los detalles que hacen que éste, mi trabajo, sea increiblemente maravilloso.

La imagen es de una mujer del reto que hizo su práctica en la naturaleza cuando estaba de finde con su furgo. (Porque las excusas son siempre de la mente, el corazón no pone excusas a cuidarse)

Embarazada y madre en tiempos de conflicto

Para todas las embarazadas y madres:

Somos los úteros que contienen y nutren la nueva  generación, lo que sentimos, irradiamos y el ambiente que creamos (interno y externo) es el ambiente en que se creará y crecerá esta nueva generación.

Los momentos que vivimos son duros y despiertan muchas emociones, removidas y miedo. Está en nuestras manos gestionar y transformar estas emociones para que esta generación no crezca en un ambiente de odio ni miedo, sino que de desarrollen y vivan entre células llenas de amor y paz.

No se trata de evadir estas emociones, no se trata de reprimirlas ni hacer ver que no están. Se trata de canalizarlas, de aprender a gestionarlas y liberarlas. Las mujeres tenemos este poder: el de la creación y el de la transformación de la energía (lo hacemos en nuestros vientres) utilizémoslo a favor de nuestros hijos y de un futuro mejor.

Cómo lo podemos hacer a nivel práctico?

Bajar al cuerpo

Si se te despierta RABIA, baila al son de los tambores y repica los pies contra la tierra, suda y libera…
Si sientes TRISTEZA pinta, crea, canta, cose… Canaliza la profundidad de la tristeza en creación. Y llora! Sin complejos.
Si sientes MIEDO medita, silencia la mente, siente la vida pasar por tu cuerpo. Haz respiraciones conscientes durante 10 minutos. Y que tu atención esté en el vientre inflándose y desinflándose.

Protégete en la medida de lo posible, evitando información que te cree mala sangre, evita  la violencia y entornos violentos, de acción y de palabra, mide el tiempo que dedicas a este tema.

Y sal a la naturaleza, respira el aire del bosque, toca la tierra y el mar, toma la Luna y el Sol… la vida está en la naturaleza y en tu cuerpo y la confianza en la vida nace cuando estás conectada a ella.

Y no digo de no actuar… claro! Pero desde el corazón, desde la verdadera energía femenina, aportando desde nuestro PODER,  el de la transformación y la cración de un mundo mejor. Sumando ideas, organizando ( que de eso sabemos mucho)creando espacios de encuentro y apoyo, haciendo tribu y red… y en las manifestaciones siempre que nos sintamos seguras.

La siguiente generación está en nuestras manos, pongamos los medios para crear un espacio de libertad: poliítico, social y sobretodo interior.