“Soy Carlota Sala Rabassa, la maternidad supuso una revolución en mí y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino.”

Soy madre de cuatro niños maravillosos, de 13, 11, 8 y 3 años, ellos son el motor del cambio y del retorno a la vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de Yoga y de la vida, tallersita y conferenciante sobre educación consciente.

Una revolución interior

Estudié diseño Industrial y después diseño de Interiores, ejercí como interiorista hasta tener a mi segundo hijo, cuando la revolución interior explotó y se expandió.

Empezamos el camino dentro de la educación y crianza respetuosa y amorosa, de la mano de Moixaina, aprendimos, crecimos y empezamos el camino de amarnos verdaderamente. No fue fácil, pero así lo sentimos y empezó, poco a poco, un cambio de vida, creencias y mentalidad.

Yoga y meditación

Embarazada de mi tercer hijo, empecé a practicar Yoga y meditación, al poco tiempo me formé como instructora de Yoga. Introducir el Yoga en mi vida supuso un cambio en mi forma de acompañar y estar con mis hijos. Para mí, es una herramienta imprescindible para acompañarme y acompañar desde la presencia y en conexión con la vida tal como es.

Talleres presenciales y cursos online

Comparto el yoga que practico en los talleres presenciales, packs y en algunos cursos on-line, como herramienta que nos ayuda a conectar con ese lugar interno de amor y respeto para vivir la maternidad y paternidad conscientemente y desde el placer.

Educación libre

Me he formado en diferentes campos relacionados con la educación libre y respetuosa con los procesos de la infancia, y me apasiona la psicología desde muy joven, pero mi verdadero aprendizaje ha sido, y es, gracias a mis hijos, mi compañero y las oportunidades que me trae la vida.

La vida en el bosque

Actualmente vivimos en la naturaleza, en medio del bosque, y trabajamos de lo que amamos hacer y acompañamos a nuestros hijos en su educación de forma integral, sin escuela. Esta forma de vivir nos invita a la consciencia y a la presencia una y otra vez, y nos ayuda a afrontar las dificultades y los retos que nos plantea la maternidad con placer y alegría.

Durante estos años acompañando a mis hijos he comprendido que la crianza consciente no es un método que se rija por recetas, instrucciones o pasos a seguir, la crianza consciente es una forma de estar en la vida, es colocarse en un lugar interno desde donde nace naturalmente el respeto y el amor que nuestros hijos necesitan para crecer conectados a la vida.

Desde mi formación y experiencia en la educación consciente y desde mi recorrido interior a través el trabajo personal actualmente acompaño familias a través de talleres, charlas y asesoramiento personal sobre crianza y educación libre, amorosa y consciente.