2 años de mi renacimiento

Hoy es mi cumpleaños y también el de Auró. Hace dos años di a luz a mi hijo el mismo día que nací yo. Un renacimiento.
Mi nacimiento fue conflictivo, i el recuerdo gravado en mis células no muy grato.  Desde el inconsciente he saboteado la mayoría de mis cumples, nunca los viví como veía que los vivían otros, no sentía la plenitud de la celebración por la vida, simpre me acompañaba un alo de tristeza, en silencio, desde la insatisfacción íntima, como si esperara algo más, como si hiciera lo que hiciera no fuera suficiente, pero nunca supe porqué… hasta que conocí el rebirthing. Entendí que mi nacimiento, doloroso, marcó una actitud delante de los principios y los cambios, de lucha, de abandono, de nunca ser suficiente… Y así vivía mis cumpleaños y otras cosas. Hice Rebirthing. (Y sigo haciéndolo).

Entonces, Auró decidió nacer el mismo día que yo, contra pronóstico, su fecha de parto era el 18 de Abril. Se adelantó 10 días. Él ya estaba preparado.
Su parto fue maravilloso, muy conectado, rápido, intenso, introspectivo y muy terrenal. Viví el embarazo con mucha conexión con la Tierra, con mi cuerpo, con mi intuición, y el parto fue la culminación de todo ello, sentí el proceso de neciemiento en plena conciencia, conectada con mi fuerza interior, con la confianza en la vida, con la alegría interna y la sabiduría del cuerpo, de la naturaleza… Todas estas emociones se anclaron en mi,  dieron paso a una nuevo recuerdo del día de mi nacimiento. Mi memoria celular se ha transformado, gracias al rebirthing, al yoga, y a la expriencia del nacimiento de mi trecer hijo. Des de la plenitud! Puedo ver el resultado de la transformción de aquellas memorias, las memorias que generaron creencias dolorosas y que se han transformado en fuerza, amor, alegría de vivir.
Auró, agradezco que  escogieras nacer el mismo día que yo, agradezco que por tu llegada a la Tierra conociera a Imma y a Lluís, agradezco que decidieras nacer cuando estabamos a solas, tu y yo.

“Yo decido nacer y vivir y lo CELEBRO!!!”

Soy Carlota Sala Rabassa, la maternidad supuso una revolución en mí y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino. Soy madre de cuatro niños maravillosos, de 13, 11, 8 y 3 años, ellos son el motor del cambio y del retorno a la vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de Yoga y de la vida, tallersita y conferenciante sobre educación consciente.

¿Te apetece comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *