La soledad

Hoy ya estamos cansados, empezamos a manifestarlo, pequeños conflictos, dolores de barriga, desacuerdos tontos… Sutilemnte los niños expresan la añoranza. Yo también.

Vuelve esa sensación de soledad profunda, aquella que reaparece de tanto en tanto desde ya ni recuerdo, y vuelve la necesidad de evadirm para no sentirla, pero no puedo, no tengo tiempo, los niños no me lo permitesn y el yoga tampoco… y me incade lentamente… la observo pero… quiero huir… me enfado, me enrabio… quiero mirar a otro lado y allí m encuentro una frase, que aprece para hacer magia:

“Antes de cerrar la herida, comprueba que no te has dejado el dolor dentro”  dice Benjamín Prado.Y de repente pienso… dejala que salga… y después ya cerramos con calma y en compañía.

Soy Carlota Sala Rabassa y la maternidad supuso una revolución en mí, y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino y ahora soy madre de cinco niños maravillosos que son el motor de cambio y retorno a una vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de la VIDA, y divulgadora del CUIDADO.

0 Comentarios

  • Anónimo

    Y los niños, no van nunca a pasar unos días con los abuelos? A lo mejor desconectan un poco y les va bien.

¿Te apetece comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.