Ahora que tengo 70 millones de euros…

El otro día una sincronicidad hizo que a mi madre le llegara un sms informando que el bote de un sorteo de lotería era de 70 millones de euros…
Entendimos el mensaje y decidimos jugar a ver qué pasaba…

Durante el día decidí hacer una lista de las cosas que voy a hacer ahora que tengo 70 millones de euros… en presente! Habiendo hecho un ejercicio de relajación e interiorización y creer esta afirmación como verdadera: ’Ahora que tengo 70 millones de euros…’

Se lo recomendé a Jordi y a mi madre. También lo hicieron.

No nos tocó, ni siquiera el reintegro… pero fue un gran ejercicio de honestidad con nosotros mismos.
Supimos qué haríamos, qué hacemos ya y seguiríamos haciendo aunque fuéramos millonarios, vimos qué cosas dejaríamos de hacer y entonces entendimos en qué cosas dejaremos de poner energía. Supimos dónde queríamos realmente vivir y de qué manera… Incluso puedes vislumbrar tu próposito o aquello qué te hace realmente vibrar, aquello que te apetece aprender o enseñar…
Lo más revelador fue saber las muchas cosas que seguiríamos haciendo tal cual las hacemos ahora, y también poner sobre la mesa las que podemos hacer aun sin tener los 70 millones y ver que las excusas ya no nos sirven.

Descubrimos creencias y culpas ocultas que, entre otras cosas, nos mantienen alejados del dinero. Se manifestaron miedos y dudas sobre el tener o no tener, sobre qué es mucho y qué es poco, responsabilidades y obligaciones mal entendidas, qué es la deuda y qué intereses se cobra a nivel emocional.

Recomiendo que lo hagáis, hacedlo desde un lugar de honestidad con vosotros mismos, a lo grande y sin culpa!

Quién no tiene bloqueos y creencias limitantes con el dinero?? La carencia no tiene que ver con el número de euros que tenemos en la cuenta, ya sean 7 o 70 millones.

El dinero es inocente, y yo, Carlota soy rica y próspera!

Soy Carlota Sala Rabassa, la maternidad supuso una revolución en mí y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino. Soy madre de cuatro niños maravillosos, de 13, 11, 8 y 3 años, ellos son el motor del cambio y del retorno a la vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de Yoga y de la vida, tallersita y conferenciante sobre educación consciente.

¿Te apetece comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *