Subidón sin bajón

Este año, pero, para mí, ha empezado el 4 de enero.

Después de publicar mi último post en Instagram, puse palabras a varias cosas que necesitaba y no era consciente (que bien va escribir, ¿verdad?). Estuve dos días removida en modo heavy.

Pero… el 4 después de crear un capítulo de Podimo, el próximo, (sí, lo sé, voy al límite, al día en todo… 5 hijos es lo que tiene, que la planificación es una utopía) algo interno se liberó y se colocó. ¿Sabes cuando de repente algo que tenías delante de tus narices se enfoca y lo ves!? Pues algo así me pasó… Poner palabras, desgranar, ejemplificar, expresar, sacar fuera… es mágico.

A la vez tuve un intercambio de mails que despertaron la ilusión y la motivación, la conexión con lo que quiero y siento aquí y ahora, un hilo interno nuevo del que tirar y desplegar.

Tuve una conversación con mi hijo mayor muy reveladora sobre él… pero sobre mí también. ¡Ay! Estos adolescentes vienen pisando fuerte.

Después vino el retiro digital “obligado”: mala conexión, niños con necesidades, y días de fiesta… que me han mantenido alejada del teléfono y ordenador. Y qué bien, la verdad.

No sé si serán las estrellas, o el renacimiento de la Luz, o todo esto que os he contado, que aparentemente no tiene relación, pero que una cosa detrás de la otra, o todo junto a la vez, han hecho que el ánimo, la energía, la alegría profunda, la presencia auténtica, la confianza plena… hayan vuelto y con más fuerza.

Empiezo el año de subidón, y con ganas de mucho y con fuerza para parar un tren.

Con nuevos proyectos, con límites claros, con ganas de sin prisa pero sin pausa, de calma y dirección, de procesos lentos y profundos, con reenamoramiento de pareja, de hijos y maternidad.

Igual que tengo claro que es necesario amarnos en el bajón, en el dolor, y en la oscuridad.

También es importante que nos amemos en la luz, en el subidón, en la alegría rebosante y la fuerza imparable… Y me diréis: ¡Bua! Eso es fácil.

Pero hablo de amarnos bien. De poner consciencia y mantener los límites que nos sigan cuidando, hablo de no dejarnos arrastrar por ella, hablo de saborearla con la perspectiva de saber que tampoco soy esa emoción, ese subidón, esa alegría desbordante, igual que tampoco soy la rabia, ni la tristeza, que eso está en mí, que pasa a través de mí, que me atraviesa… y yo soy canal. También tengo claro que estas emociones, como todas, me traen un mensaje. Que recogeré y revisaré.

Al sentirlo así, por muy cresta de la ola que esté, por muy invencible que me sienta, lo saboreo con una profundidad distinta, con una mirada distinta, no me engancho, ni saboteo mi alegría con pensamientos de desconfianza, no aparece el ego porque no me creo nada más de lo que soy, y lo que soy lo soy con tristeza y con alegría.

Ahora siento esto, ahora me atraviesa toda esta fuerza y energía… y bienvenidas. Las saborearé y las soltaré, para no engancharme desde el ego, y seguiré viviendo, desde lo que sí soy: AMOR*.

*(Ese Amor que es capaz de amarlo TODO)

Soy Carlota Sala Rabassa y la maternidad supuso una revolución en mí, y en mi familia. Desde que llegó mi primer hijo, nuestra vida empezó un nuevo camino y ahora soy madre de cinco niños maravillosos que son el motor de cambio y retorno a una vida consciente. Vivimos en medio de la naturaleza y mis hijos no van a la escuela. Soy practicante de la VIDA, y divulgadora del CUIDADO.

2 Comentarios

  • Laura

    Quina intriga saber quins projectes nous estan en ment, i les revelacions del teu fill gran. Escriure un blog és algo que de tan en tan em plantejo, i ara veure't a tu em du a la meva reflexió. Felicitats per aquest espai de reflexió compartida!

  • UNA _Vida_Mundana

    Acabo de descubrirte a través de madresfera... y ya me considero seguidora fiel. Mis subidones eran tan altos y mis bajones eran tan bajos que por un momento consideré la posibilidad de un diagnóstico de bipolaridad. Luego acepté que así es la vida, y más cuando hay hormonas en juego. ¡5 hijos! Mi más sincera admiración desde 3.

¿Te apetece comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *